martes, 12 de mayo de 2015

8° "Amiga" de vuelta

~~*Lugar desconocido*~~

Narra ¿¿??

Me sentía tan cansada, algo que es algo realmente raro ya que nunca me he sentido así en mi vida, pero creo que es razonable ya que estoy herida, por lo cual me es muy difícil ir por los arboles y esquivar las balas de mis atacantes. Eso era lo que mas me irritaba, ademas de que parecían multiplicarse porque no hace ni mas de 10 minutos que tenia 5 de ellos y a los 2 minutos estaba siendo perseguida por 25. Luchar no me era una opción, estaba muy mal herida y apenas podía con mi propio peso.

Cuando note que estaba por los últimos arboles sentí un ardor en mi mejilla, gracias a chaos que solo paso rozándola. Mas eso no evitaba que me sacara un gemido de dolor, no quería ni siquiera imaginar el terrible dolor si hubiera dado en el blanco. Estaba tan distraída en el ardor que no me di cuenta que mi velocidad disminuía, dándole ventaja a uno de los robots que me recibió con un puñetazo en la cara. Al momento en que mi cuerpo toco el suelo sentía como unos cuantos huesos se rompían; me retorcí en el insoportable dolor, mientras esos pedazos de chatarra me rodeaban y apuntaban con sus armas. Trague mi propia saliva ensangrentada al saber lo que pasaría, me matarían y dejarían que me pudriera aquí mismo.

¿¿??: ¡Venga háganlo, no pienso suplicar! *Grite con rabia, no me humillaría ante estúpidos robots*
Robot: Aniquilar amenaza *Me apunto directamente a la cabeza, listo para apretar su gatillo junto con sus compañeros, así que cerré los ojos esperando el impacto*

Grande fue mi sorpresa cuando no paso nada, con cansancio abrí mis ojos, los cuales presenciaron como esos robots explotaban uno por uno, dejando solo piezas quemadas. Me levante con dificultad, mi vista se empezaba a nublar un poco, cuando di un paso adelante todo me dio vueltas, logrando que volviera a parar al suelo, lo ultimo que pude divisar fueron un par de botas azul oscuro.

Narra ¿¿??

Me encontraba dando mi recorrido de rutina, algo simple y fácil, ya que por estos rumbos no hay tantos robots o intrusos, sin embargo eso no quiere decir que no se deba ser precavido. Esa era unas de las reglas, ya que con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta de que ser precavido evita muchos problemas y sobre todo accidentes.
Mientras caminaba por el bosque, escuchaba atentamente los sonidos de este, me gustaba estar alerta. Cuando estaba por terminar la mitad del lugar, mis orejas se crisparon un poco ante el sonido de disparos, sin pensarlo corrí a donde se escuchan tales disparos, presentía que estaba cerca pero de repente todo quedo en silencio.

¿¿??: Lo bueno que soy mitad lobo *Prenuncie al sentir el olor a hierro y metal quemado, por lo cual me guié de el para seguir mi camino*

Al llegar al lugar de los disparos me sorprendí demasiado al ver el suelo repleto de piezas, camine con cuidado ya que el metal caliente si que te quema como el infierno y yo no quería ser una de las que te afirman ese hecho. Al tener mas espacio despejado, camine un poco mas adelante, donde encontré algo que me dejo anonada.

¿¿??: (Mente: Joder, esta hecha un desastre) *Fue el único pensamiento que paso por mi mente al recoger con cuidado a la chica del suelo, estaba muy liviana y podía sentir que tenia un par de huesos rotos*

No es que me diera terror o algo por el estilo, he visto cosas mucho mas horribles, pero la chica enserio estaba destrozada, tenia que llevarla al refugio antes de que perdiera mas sangre. Debía ser rápida pero cuidadosa al mismo tiempo, en lugar de ir por los arboles como siempre lo hacia, corrí por el pequeño lago que no estaba lejos de ahí, era un atajo corto y ocultaba mi rastro para no ser perseguida.

A mitad del camino estaban unos cuantos robots, los cuales pude evadir sin que se dieran cuenta de mi presencia, lamentablemente uno de esos estúpidos "sabuesos" estaba con ellos y logro captarme. A pesar de que la joven estaba herida, tenia que dejar la delicadeza a un lado y correr con todas mis fuerzas, porque si me alcanzaban ninguna de las dos seria encontrada de nuevo. 

¿¿??: ¡No hay donde esconderse! *Escuche tras mio, la voz era burlona y podía asegurar que peligrosa* ¡Cuando te atrape te haré ver el mismo infierno! 

Sabia perfectamente quien era el que me perseguía, podía arreglármelas muy fácilmente 
La forma en que me amenazaba me hizo soltar una risa, el siempre seria mas lento que yo, no importaba si ambos eramos lobos. Estaba tan cerca del refugio, pero tenia que distraerlo primero, gire un poco la cabeza para darme cuenta de que ya no estaba tras mio. 

¿¿??: (Mente: Debí perderle) *Disminuí mi paso. Eso fue un grave error porque al momento que lo hice me derribaron, logrando que soltara a la chica y esta diera a parar unos cuantos metros lejos de mi* Mierda 

Estaba por pararme pero un fuerte dolor se hizo presente en mi espalda, obligándome a quedarme en el suelo mientras soltaba un grito. Rodé para quedar frente a frente con él, su rostro estaba inclinado mostrando diversión y superioridad, no pude evitar gruñir de forma amenazadora y propinarle un buen puñetazo en la cara. 

¿¿??: ¡Perra! *Dio unos pasos atrás, cubriendo su rostro* 
¿¿??: Para tu información soy un lobo *Barrí uno de mis pies bajo él, tirándolo al suelo* 
¿¿??: ¡Te vas a arrepentir! *Amenazo al momento en que ambos nos pusimos de pie*

Caminamos en circulo mirándonos de manera amenazadora, el hecho de ser mas avanzados no quería decir que nuestros instintos de supervivencia no existieran, eramos lobos y esta era una de las formas en que se luchaba entre nosotros. El fue el primero en lanzarse contra mi, intentando darme con sus garras, las cuales pude esquivar y responder con una patada en su abdomen.
Sin duda la pelea duraría, eso era lo que me preocupaba, el tiempo; la eriza inconsciente no tenia mucho tiempo, debía encontrar la manera de distraerlo lo mas rápido posible. 

¿¿??: Te diré algo *Se inclino un poco, quedando en cuatro patas* No importa que tan lobo te creas...*Su cuerpo empezaba a cambiar poco a poco* Nunca podrás llegar a ser uno verdadero, Christal.

La pelea se volvía cada vez mas agresiva y ruda, la sangre adornaba gran parte de nuestros pelajes, las mordidas y rasguños de igual manera aumentaban. Puedo jurar que actuábamos como animales salvajes pero eso ya no importaba, nuestros ojos desprendían el sentimiento de destruirnos y yo no seria la que terminaría muerta. 

~~*En el Refugio*~~

Narrador

En la enfermería se podía divisar a cierto erizo que estaba acostado en la camilla blanca, cubierto por las finas sabanas, su mirada estaba clavada en el techo del lugar desde hace un buen rato ya que no pudo conciliar el sueño. Esto era debido a que no podía dejar de pensar en la eriza rosa, con el tiempo que tuvo de soledad se dio cuenta de que en definitiva esa eriza de sus sueños era una buen amiga suya de pequeño y que era la misma con la que se presento. Lo que le parecía raro era el que esta le hablara tan fríamente y le lanzara una mirada como de: "Muérete".

Sonic: Supongo que hice algo malo *Suspiro con cansancio* Aun así... no se ni que promesa rompí.

Su atención fue directamente a la puerta que se abría de par en par, dejando mostrar a dos personas las cuales entraron ajenos a la mirada que les daba el erizo en cama. Con tranquilidad caminaron a donde él.

Sonic: ¿T-Tails? ¿C-Cream?
Tails: ¿Como sabes nuestros nombres? *Pregunto de manera algo agresiva, cosa que sorprende al erizo*
Sonic: Tails amigo, soy yo *Se levanto con torpeza, dando un paso adelante* ¡Soy Sonic!
Cream: ¿Q-Que?
Tails: ¿Sonic? *Susurro mirándole incrédulo, recibiendo un asentimiento por parte del otro* Esos ojos verdes, esa sonrisa de imbécil...
Sonic: ¿¡Como que sonrisa de imbécil!? *Exclamo molesto*
Tails: ¡Sonic!

El zorro se acerco mas a él, quien abrió sus brazos esperando un abrazo pero en su lugar unas fuertes punzadas se dieron en su cabeza. Con una mueca de dolor llevo sus manos a la parte superior, sobando con cuidado la parte afectada y mandando una mirada molesta a su amigo.

Sonic: ¿¡Por qué me golpeas!?
Tails: ¡Eso fue por dejarnos idiota! *Contesto con el mismo tono para luego abrazarlo*
Sonic: Hey, hey lo siento *Devolvió el abrazo*
Cream: No pensé que volverías *Se cruzo de brazos, mostrando un semblante serio*
Sonic: Ni yo, pero aquí estoy *Sonrió nervioso por la actitud de la coneja*

Antes de poder decir algo mas la puerta se abrió con brusquedad, ganando un respingo de los presentes que abrieron los ojos como platos al ver tal escena frente ellos. Una chica muy mal herida con múltiples mordidas y sangre cubriendo su cuerpo, en brazos sostenía a una eriza morada en las mismas condiciones.

Cream: ¡Christal! *Corre a donde ella ayudándola a sostenerse* ¿¡Que te ha pasado!?
Christal: G-Gane

Una sonrisa a medias se formo en sus labios, sus ojos cansados se cerraron dando a entender que cayo en la inconsciencia, por suerte Cream fue rápida y la logro atrapar antes de que esta cayera al suelo junto con la otra chica. Inmediatamente su pareja fue a ayudarla, cargando con cuidado a la loba mientras la chica cargaba a la eriza, llevándolas a las camillas.

Tails: ¡Rápido, necesito a Lily! *Grito autoritaria-mente al comunicador de su muñeca*
Cream: *Conectándoles unos respiradores a ambas* ¡Sonic sal de aquí! *Camino a él y sin darle tiempo de hablar lo saco de la enfermería, cerrándole las puertas en la cara*

Tenia la boca levemente abierta, estaba en un pequeño estado de shock por lo sucedido, jamas en su vida había visto tanta sangre, sacudió la cabeza saliendo de su trance para ver como una loba le pasaba de largo a un paso apresurado a las puertas, mientras se ponía una bata blanca entrando al lugar, dejándolo completamente solo en el pasillo.

--Tres horas después--

Narra Cream

La sala de operaciones estaba cubierta por el olor a hierro y metal, tenia que hacer un gran esfuerzo para no marearme o vomitar ahí mismo, la situación era muy delicada pues por poco perdemos a Christal y a la otra chica le habían dado compulsiones en casi toda la operación, sin embargo todo salio bien al final. La tensión en el aire no se iría con tanta facilidad eso era seguro, pero al menos nos aliviamos al saber que pudimos salvarlas.

Lily: Ahora solo necesitan descansar *Aparto unos cuantos cabello celestes de la frente de la loba que yacía en la cama, vendada y dormida*
Tails: Por suerte hicimos la operación a tiempo *Suspiro aliviado*
Cream: Tienes razón *Camine a él, limpiando las manchas de sangre que tenia en su rostro con un paño húmedo*
Tails: Gracias linda.

No pude evitar sonrojarme cuando se inclino depositando un beso en mi frente, estaba segura que mi cara estaba mas roja que un semáforo. Mis piernas temblaron cuando susurro algo "indebido" en mi oreja, enserio este tipo podía poner todos mis pensamientos de cabeza con solo una mirada o una sonrisa. Incluso por un momento olvide que estábamos en la enfermería, sino fuera por la voz de Lily seguro estaría tartamudeando incoherencias ahora mismo.

Lily: Chicos controlen su amor *Se burlo*
Cream: ¡Lily! *La mire avergonzada, mientras separaba a mi pareja*
Tails: Siempre arruinas mis momentos *Gruño humildemente*
Lily: Lo siento *Sonrió* Ademas saben que el amor en la enfermería esta prohibido.
Tails: *Rodando los ojos* Claro,claro.

Suspire ante el comportamiento tan infantil en el que estaban ambos, enserio creí que no discutirían, pero tal parece que aprovechaban hasta la mas pequeña acción para iniciar una discusión. No estaba de un buen humor para escucharles, así que solo aproveche su poca atención para salir de la habitación y quedar recargada en la pared. 

Sonic: ¿Esta todo bien? 

Gire mi rostro para mirarlo, maldita sea se me había olvidado que el estaba aquí. Solo asentí como respuesta, la verdad es que no me apetecía hablar con el erizo, sabia que si hablaba con él no me controlaría y le insultaría; después de todo le tengo un gran rencor.

Sonic: Cream... te noto muy cambiada 
Cream: Las personas cambian *Susurre muy bajito, mas logro escucharme* Seré clara contigo Sonic. *Lo miro a los ojos* No quiero que me dirigías la palabra porque en verdad el escuchar tu voz me irrita *Solté sin vacilar*
Sonic: ¿¡Eh!? *Sorprendido* Cream pero...¿por qué me hablas de ese modo? 
Cream: ¿Y todavía tienes el descaro de preguntar? *Me cruce de brazos, mostrando una mirada molesta, odiaba que las personas se hicieran las idiotas* 
Sonic: Enserio no te entiendo.
Cream: *Me puse recta, caminando a él y picar su pecho* ¡No te hagas el imbécil! ¡No puedo creer que después de lo que hiciste vuelvas como si nada, eres un sinvergüenza! 

Su expresión era de sorpresa pura, pude alcanzar a ver como sus ojos se mostraban dolidos, sin embargo no me importo, este erizo no merecía ni una pisca de mi lastima. Al contrario, merecía todo mi desprecio. 

Quería restregarle en su cara todo el daño que hizo, cuantas lagrimas se derramaron por parte de las dos personas que amo mucho, desgraciadamente las puertas que estabas tras mio se abrieron seguidas de la voz de mi pareja. 

Tails: Hey linda *Beso mi mejilla al mismo tiempo que rodeaba mi cintura con sus brazos, formando un abrazo* 
Cream: T-Tails *Sentía mis mejillas arder, solo a él se le ocurre hacer eso en un momento como este* ¡No hagas eso!
Tails: *Ríe* Pero mira que sonroja mas tierno *Planto mas besos en mis mejillas* 
Cream: Tails! *Grite avergonzada ganándome que me abrazara más fuerte*

El momento era incomodo, hace unos segundos me miraba tan amenazante pero tenia que llegar mi novio a flaquear mi actitud, era su culpa; Tails sabe perfectamente bien que puede controlarme como se le antoje con solo darme esos cálidos besos y afectuosos abrazos. Solo atine a darme media vuelta y devolverle el abrazo, ajena a la mirada del cobalto azul. 

Tails: Oye Sonic, no creas que te me escapas *Por un momento su voz se volvió seria* Quiero saber el porque de tu regreso.
Sonic: No te preocupes amigo, te lo diré pronto... por cierto las chicas de hace rato, ¿quienes son? 
Tails: La loba celeste se llama Christal y es una amiga; en cuanto a la otra chica no lo sabemos, sin embargo... *Puso cara pensativa* me suena su cara.
Cream: Creo que seria mejor avisarle a Lex, ella puede intentar buscar información de la chica. 
Tails: Buena idea. 

Saque el comunicador que guardaba en mi bolsillo trasero, abriéndolo y marcando una clave, estaba apunto de llamar a la loba cuando una voz me detuvo. Los tres dirigimos nuestras miradas al frente, mirando a las personas que estaban caminando a donde nosotros.

Cream: Lex me has ahorrado la molestia de llamarte *La mencionada solo mostró una sonrisa divertida ante mi comentario*
Lex: Tiempo que ocuparías para una sesión de besos ¿verdad? *Soltó una pequeña risa al recibir un codazo juguetón por parte de su compañera de pelaje rosa* 
Vane: Venga Lex, no seas mala con la pobre. 
Cream: Muy graciosita *Reí sarcásticamente ante el comentario de la loba*
¿¿??: Vosotras dos dejen de jugar *Paramos nuestra pequeña "pelea" al escuchar la voz seria de nuestra "líder"* 
Lex: No seas amargada Amy *Se acerco a la eriza de orbes esmeraldas, rodeando sus hombros con su brazo* Solo nos divertíamos un poco.
Amy: *Sonríe a medias, rodando los ojos* Valla manera de divertirse.
Sonic: Amy 

¡Mierda! Olvide que él seguía aquí. Su voz que tanto me irritaba llamo la atención de mi amiga, haciéndola voltear a su dirección, su mirada divertida de hace unos segundos cambio completamente a una expresión frívola. Estaba segura que este ambiente se pondría mas tenso. 

Narrador

Los presentes se quedaron mirando a ambos erizos, estos estaban frente a frente mirándose fijamente a los ojos del otro, al parecer cada uno estaba luchando en su interior para acomodar sus ideas y hablar adecuadamente, sin embargo todos sabían que la de orbes esmeraldas no era de las personas que pensaban antes de hablar cuando se estaba cabreada; ella soltaba las cosas sin pena de herir al otro.

Amy: Estaba en la esperanza de que te largaste.
Sonic: No tengo por que irme *Se defendió*
Amy: Disculpa, se me olvidaba que eres el gran héroe que hace lo que se le antoja *Complemento sarcásticamente* ¿Acaso te quedas para restregarnos en cara como te divertiste en tu viaje?
Sonic: ¿¡Por qué te comportas de esa manera conmigo!? *Grito con molestia*
Amy: ¡Me comporto como se debe frente a estúpidos como tu! *Respondió en el mismo tono* ¡No tienes el derecho de volver como si nada después de que nos dejaste con toda esta mierda!
Sonic: ¿¡Ah!? ¡No intentes echarme la culpa a mi! 
Amy: ¡Esta actitud tuya es lo que más odio de ti! *Dio un paso adelante* ¡Haces algo y luego no quieres responder a las consecuencias de tus acciones! ¡Eres un cobarde!

Sonic se quedo sin aliento por lo dicho, sin poder evitar apretar los dientes en impotencia, jamas en su vida le habían llamado de ese modo, menos un amigo suyo, pero hasta estos momentos estaba dudando de si la eriza y el seguían siendo amigos. Él no tenia la culpa de lo que pasara, al menos eso creía.

Sonic: ¡No vuelvas a llamarme así, no me conoces! 
Amy: ¡Te conozco bastante bien, no te digo cobarde por nada! 
Sonic: Tails dile a Amy que eso no es verdad *Le miro pero el mencionado solo desvió la mirada* ¿T-Tu también?
Amy: A él no lo metas, el problema es entre tu y yo *Gruño*
Lex: Amy, no vale la pena que te enojes por pocas cosas *Se puso entre ambos, con la intención de acabar con la discusión*
Vane: Estoy de acuerdo... venga vamos a entrar, tus manos siguen sangrando *La toma de los hombros*

Las chicas estaban a punto de entrar a la enfermería pero antes de siquiera hacerlo las puertas se abrieron de golpe, dejando a la vista a una chica con la mayoría del cuerpo vendado y con la respiración agitada; esta miro a todos con inquietud junto con su pelaje un poco erizado, como si la fueran a atacar. Vane estaba por dar un paso mas detuvo esa acción cuando el brazo de Amy se puso frente a ella, dándole a entender que no debían alterar a la pobre chica.

La eriza recorrió a todos con la mirada hasta que paro al juntar sus ojos con los del cobalto azul, quien miraba asombrado a la chica frente él, sus bocas se abrieron ligeramente, incapaces de soltar una palabra.

Sonic: ¿V-Violeta? *Termino con el silencio, apenas capaz de articular una palabra* 
Violeta: ¿S-Sonic? *Miro incrédula al erizo, no se esperaba verlo*

Tanto el zorro amarillo como la eriza de orbes esmeralda se quedaron sin aliento al escuchar el nombre de la chica. ¿Era algún tipo de broma cruel? Porque si era así no les causaba gracia, dándoles un sabor amargo en sus bocas, uno mordiéndose la lengua y la otra el labio, en verdad que ese día no era el mejor. Frente a ellos no solo estaba un "amigo" que los dejo, sino también la "amiga" que de igual manera los dejo botados como si no valieran nada.

Continuara...

1 comentario:

  1. omg!!! Me encanta sigue amiga amoncomo escribes 😄☺😉
    violeta-Oh si volvi perras!(?
    Rosa-pero te od
    margarita-deja q disfrute 😂

    ResponderEliminar